noviembre 29, 2021

LO QUE SE DEBE Y LO QUE NO SE DEBE HACER PARA HACER CRECER TU PEQUEÑO NEGOCIO

Hacer crecer tu negocio puede ser un viaje intrigante, significa que los clientes están asimilando de forma positiva tu trabajo y por tanto que estás obteniendo beneficios.

Sin embargo puede ser una tarea intimidante. Hay muchos factores que pueden salir mal si no tienes un plan acorde con tus objetivos. Cuando sabes qué hacer y qué evitar es más fácil evitar tropiezos. 

Puedes usar las siguientes siete recomendaciones para hacer crecer tu negocio con éxito:

1.Haz tu investigación

Antes de empezar es imprescindible investigar. Debemos saber a qué podemos aspirar con los ingresos y recursos de los que disponemos.

Evalúa tu negocio. Mira todos los análisis, estadísticas y registros contables que estén disponibles. Analiza cómo le ha ido a tu negocio en el pasado. Y cuando sea posible, haz proyecciones de cómo crees que le irá a tu negocio en el futuro, como proyecciones de ventas.

También puedes considerar hablar con asesores de negocios, contadores y abogados. Estos expertos pueden ayudarte a tomar buenas decisiones sobre el futuro de tu negocio. Cuesta dinero obtener sus servicios, pero esta investigación adicional puede indicar la dirección correcta. Al fin y al cabo se trata de una inversión a medio-largo plazo. 

2. Establecer metas

A medida que crece tu negocio, necesitas tener metas que tratar de alcanzar. Sin metas, no puedes saber si tu negocio está mejorando. Cuando tienes metas, tienes algo por lo que esforzarte. Sabes si vas en la dirección correcta o no.

Cuando te fijas metas, creas metas SMART. Estas son metas específicas, medibles, alcanzables, relevantes y limitadas en el tiempo. Estos estándares asegurarán que las metas sean realistas y posibles. Si tu metas no cumplen estos requisitos son simplemente aspiraciones, y con ellas es imposible que tu negocio crezca. 

Conforme vayas cumpliendo con  las metas y los plazos que te hayas establecido podrás crear nuevas motivaciones para seguir avanzando. 

3. No lo hagas todo

Es normal que cuando te involucras tanto en tu propio negocio te vuelvas protector e intentes llegar a todo tú solo para evitar a los extraños y los grandes cambios. Sin embargo estas inseguridades pueden afectar de forma negativa a tu negocio. 

Muchas veces para crecer es necesario del conocimiento y la creatividad de personas ajenas que pueden aportar una visión fresca y diferente, aptitudes de las que puede que tú no dispongas.

Tienes gente en la que puedes confiar para ayudarte a hacer las cosas. Tus empleados pueden hacer muchas de las tareas de su negocio. Puedes contratar a profesionales independientes para que te ayuden. También puedes buscar la ayuda de expertos en negocios y dueños de negocios locales que ya tienen experiencia con lo que tú estás tratando de hacer.

4. No confíes en acuerdos informales

Como se suele decir, “las palabras se las lleva el viento”. Siempre pon tus acuerdos comerciales por escrito. No puedes confiar en acuerdos informales y verbales. Tener acuerdos escritos asegura que todos cumplan sus promesas y obtengan lo que quieren.

Debes crear acuerdos escritos cuando trabajes con socios comerciales, prestamistas y otros negocios. 

5. Obtén retroalimentación de los clientes

Tus clientes son lo que hace que hace de tu negocio un negocio rentable y de su satisfacción dependen tus ganancias futuras y tus posibilidades de crecer. Por ello es importante conocer a tus clientes, saber que les gusta y que no. Su retroalimentación puede darte una dirección exacta para llevar tu negocio. Puedes descubrir qué debe crecer y qué productos y servicios quieren realmente tus clientes.

Pide a tus clientes que le den su opinión. Puedes pedirles que envíen sus comentarios y que respondan a las encuestas. Si es posible, también puedes entrevistar a algunos candidatos para profundizar en sus deseos y puntos débiles.

6. Busca nuevos clientes

Es innegable que la fidelidad de tus clientes es un activo muy importante, y aunque debes cuidarlos no hay que descuidar la captación de nuevos clientes. Sin nuevos clientes que compren sus nuevos productos y servicios, las ganancias de su negocio no crecerán.

Un análisis de mercado puede ayudarte a identificar nuevos clientes. Puedes descubrir dónde viven, trabajan, y pasar el tiempo para mejorar el mercado para ellos. También puedes aprender qué medios sociales y otros sitios utilizan para dirigirte a ellos online.

Encuentra personas que sean similares a tus clientes actuales. También puedes agregar nuevos productos o servicios que se ajusten a su negocio pero que también atraigan a nuevos clientes. Una vez conozcas el target al que te diriges es más fácil conectar con ellos. 

7. No apresures el proceso de contratación

A medida que tu negocio crezca, es probable que necesites contratar más empleados. Pero, no debes apresurar el proceso de contratación simplemente para llenar los puestos. Si te apresuras en el proceso de contratación, podrías contratar a las personas equivocadas.

Antes de comenzar el proceso de contratación, asegurate de saber qué puesto quieres ocupar. Crea una descripción del puesto y haz una lista de las habilidades y calificaciones requeridas. Puedes pensar que la descripción del puesto es para atraer candidatos, pero también te ayudará a reducir lo que estás buscando.

Cuando publiques el trabajo y comiences a entrevistar, no te apresures a contratar a la primera persona que entrevistes. Una mala decisión de contratación puede hacerte retroceder. No inviertas tu tiempo en alguien que no sea el adecuado para el trabajo o que se vaya rápidamente. Esperar a un buen candidato vale la pena.